Vascular Intervencionista

Home Especialidades Vascular Intervencionista

Vascular Intervencionista

Centro:

El Departamento de Radiología Intervencionista es un área integrada dentro del servicio de Radiología que se encuentra situado en la Clínica Creu Blanca, Paseo Reina Elisenda 17, 08034 de Barcelona.

La sala está dotada con las últimas tecnologías en hemodinamia y en angiografía a nivel de sistema nervioso central y periférico, así como con todo el material necesario que nos permite realizar todo tipo de diagnósticos y terapéutica.

En caso de complicaciones disponemos de una unidad de cuidados intensivos, equipos de anestesia, carro de paros, bomba de contraste y balón de contrapulsación.

¿Qué es la radiología intervencionista?

Cuando hablamos de radiología intervencionista nos referimos a la realización de tratamientos mínimamente invasivos guiados en algunos casos por cirugía abierta.

¿En qué consiste?

Con este tipo de intervenciones se pueden tratar múltiples patologías introduciendo dentro del cuerpo instrumental o herramientas pequeñas, como catéteres o guías, tras punción percutánea de arterias, venas o vísceras como hígado o riñones y ayudándose de técnicas de diagnóstico por la imagen como rayos X o ecografías.

Ventajas de la radiología intervencionista

La gran mayoría de los procedimientos se realizan de forma ambulatoria, es decir, no es necesario que el paciente haya de ser ingresado. Casi todas las intervenciones que se hacen no precisan de anestesia general. Interviniendo de esta forma la recuperación es mucho más rápida. Existe menor riesgo de complicaciones que cuando el procedimiento se realiza en el típico quirófano.

El cateterismo cardiaco

El cateterismo cardiaco es el procedimiento por excelencia que se puede realizar en una sala de radiología intervencionista.

Bajo anestesia local, se introducen catéteres a través de una arteria y se avanza hasta la aorta torácica, justo donde nacen las arterias coronarias. A través de estos catéteres se inyecta un contraste para observar si la estenosis coronaria (taponación de las arterias) es una realidad, y si lo es, determinar la gravedad.

Todo el procedimiento dura entre 20 y 40 minutos, y el paciente, una vez concluida la prueba puede volver a su vida normal, sin ingresos, ni estancias hospitalarias superiores al periodo de la prueba.

Angioplastia coronaria

Si se diagnostica cardiopatía isquémica (taponación de las arterias coronarias) existen tres vías de actuación. La primera, tratamiento a base de fármacos. La segunda, intervención quirúrgica para colocar un by-pass y la tercera, y más común, la realización de la angioplastia coronaria.

Una angioplastia se puede llevar a cabo en la sala de radiología intervencionista y no consiste en otra cosa que en la colocación de un stent. ¿Cómo se coloca? A través de un procedimiento muy similar al empleado en el cateterismo cardiaco.

A través de la arteria radial o femoral se introducen unos catéteres a través de los cuales avanzan diferentes dispositivos. Entre estos dispositivos está el balón de angioplastia, un globo que se sitúa en el lugar de la estenosis (taponamiento) y que se infla a alta presión para dilatar la arteria y mejorar el flujo sanguíneo. Posteriormente, en la mayoría de los casos se implanta el stent, que es una prótesis de metal en forma de malla. Este dispositivo permite que la arteria dure abierta mucho más tiempo.

Este procedimiento dura entre 30 y 90 minutos.

Esta técnica tiene un índice muy bajo de riesgos y es tan eficaz como la colocación del by-pass, pero mucho menos agresiva y además permite al paciente ahorrarse los típicos quirófanos y el ingreso hospitalario.

Otros procedimientos que se pueden realizar

El Departamento de Radiología Intervencionista está preparado para realizar más de 150 pruebas. Podemos realizar diagnósticos y terapéutica en cuello, abdomen, hígado y riñón, a parte de todo lo relativo al campo vascular.